Punción seca

La punción seca viene de la palabra inglesa “dry needling”.

Consiste en la introducción en el cuerpo de diferentes tipos de agujas a través de la piel, sin la inyección ni extracción de sustancia o fluido alguno.

Esperando el resultado que produce el efecto mecánico de la aguja, lo cual se utiliza para el síndrome de dolor miofascial, conjunto de síntomas de signos causados por los puntos gatillo miofasciales, es su mayor indicación.

Un punto gatillo miofascial se define clínicamente, como un foco hiperirritable situado en una banda tensa de fibras musculares, que puede causar hiperagelsia o alodinia, cuando es deformado mecánicamente con la compresión, produciendo síntomas o signos de dolor referido, trastornos motores y alteraciones autonómicas.

La punción seca se puede clasificar en dos categorías:

  • Punción seca superficial: la aguja no llega al punto gatillo miofascial y se queda en los tejidos que lo cubren.
  • Punción seca profunda: la aguja atraviesa el punto gatillo miofascial.